Capítulo XXIII

Se apresuró en quitar las cosas de encima del sofá, cojines, revistas, notas, una bolsa de patatas vacía… Regresó angustiada a la puerta, donde basicamente se lo tiró encima y con un poco de esfuerzo lo arrastró hasta el mueble donde lo ayudó a recostarse. Se incorporó dando un respiro hondo, como volver su ritmo cardiaco a la normalidad y mientras se cruzaba de braso se le quedó observando por unos minutos. Su estado era perturbador. Vio alrededor, y notó que había dejado la puerta entreabierta, por lo que regresó a cerrarla. Luego entró al pasillo y tras sacar unas sábanas de un armario, regresó para cubrirlo del frío. Una vez se aseguró de que estaba bien cubierto, se arrodilló a su lado, para observarlo mejor.

Continue reading