Capítulo XVIII

El día siguiente llegó en apenas un suspiro, aún cuando la noche pareció ser eterna. Faith había abierto los ojos al fin, y lo primero que vio al voltear la cabeza fue aquel rostro pálido de ese extraño. Por alguna razón sintió un gran alivio al tenerlo a su lado. No había razones para dejarla en cama, así que con su mano recién vendada pudo salir sin problemas. Ángel seguía sus pasos sin decir nada. Ella simplemente se había vestido, y había salido muy segura de a dónde se dirigía. En el camino, él notaba que estaban en dirección a la universidad, lo cual lo extrañó bastante. Continue reading “Capítulo XVIII”

Advertisements

Capítulo XVII

–       ¡Debes irte!- repetía Ángel con cara de preocupación, tratando de empujar a Faith hacía el otro lado del pasillo.

–       ¡No puedo! ¡No puedo dejar a Rocsan!- gritaba con lágrimas en los ojos, mirando a un lado y a otro totalmente desconcertada.

–       No podemos hacer nada por ella, tenemos que irnos.- La tomó del brazo, al tiempo que la halaba para salir de allí.

–       ¡Angel no!- halaba hacía si misma en la dirección contraria- No puedo…- y en ese instante, sintió como la boca se le quedaba en seco al voltear el rostro. No podía creer lo que sus ojos veían.

Con una sonrisa en los labios y el color de la piel totalmente pálido, casi se notaban las venas y los ojos negros e inexpresivos allí se encontraba Ted observando la situación. Faith estaba petrificada, no entendía lo que sucedía, sólo sabía que todo eso parecía una mentira. Tenía que ser una pesadilla, no podía ser otra cosa. Continue reading “Capítulo XVII”

Capítulo XVI

Al día siguiente, Ángel regresó al hospital. Al llegar se encontró con los familiares de Rocsan, quienes a pesar de vivir lejos de la ciudad, no dudaron un segundo en ir en su auxilio. Su madre, una mujer robusta y cuarentona con algunas arrugas en el rostro de expresión amable, y su prima, una mujer de algunos treinta, con una expresión dura y serena . Faith charlaba con ellas, al notar la presencia de Ángel le hizo señas para que se acercara, apto seguido los presentó, para luego dirigirse a la cafetería.

Continue reading “Capítulo XVI”

Capítulo XV

Por fortuna, al final no llovió ese día. Eran más de las cuatro de la tarde, Ted no había sufrido ningún cambio en su condición al igual que Rocsan, estaban estables y eso por una parte los tranquilizaba. Sin embargo los doctores necesitaban que la chica despertara, porque de otra manera no podrían saber qué tanto le afectaría la contusión en la cabeza.

Continue reading “Capítulo XV”

Capítulo XIII

A la mañana siguiente los periódicos abrían la portada con el siguiente titular: Encuentran a jóvenes moribundos en las afueras de la ciudad.

“Esta mañana, en las orillas de la Calle 25 de Septiembre, que conecta al poblado de San Luis con la Autopista Central, fueron encontrados dos jóvenes en estado crítico. Según la policía local los jóvenes quienes iban en un coche chocaron contra algo en movimiento. Aún no se tiene certeza de qué.

Las víctimas fueron reconocidas como Rocsan Matews de 19 años de edad y Theodor Hope, graduado de Mercadeo. Ambos se encuentran en estado crítico.” Continue reading “Capítulo XIII”

Capítulo XII

Ángel se extrañó  al llegar al lugar donde se estaba quedando. Si bien todo estaba como lo había dejado, también era cierto que ahora no se encontraba solo. Se sorprendió mucho al ver que “él” se encontraba allí, ¿qué buscaba? ¿Por qué después de tantos años se presentaba ante él?

 

Estaba en silencio. Simplemente se veían como si se hablaran a través de las miradas. Entonces supo que ‘Él’ no estaba solo, alguien lo acompañaba y mientras ellos se debatían con la vista, aquel otro ser estaba cenando.

Continue reading “Capítulo XII”

Capítulo XI

Rocsan la visitaba para saber cómo seguía. Faith nunca le mostró a nadie lo que investigaba excepto a ella, a quien a pesar de tenerle una enorme confianza, nunca mencionó palabra alguna sobre la razón por la cuál el demonio la había dejado con vida.

Rose, como le decía Ted, estudiaba teología avanzada, era parte de un curso especial que hacía. Su creencia en Dios era tan fuerte que trataba de demostrar que la ciencia era parte de la religión, solo que las personas hacían lo posible por enfrentarlas entre si, o por lo menos esa era su teoría. Faith siempre creyó que debía haberse metido a monja o a algo así, pero ella decía que sus ideas eran muy abiertas para la iglesia conservadora de esos tiempos y que existían varias formas de servir a Dios sin necesidad de pertenecer a una congregación específica. Continue reading “Capítulo XI”