Culpa al robado no al ladrón

Vivimos en una sociedad donde si algo malo te pasa, eres el culpable. ¿Cómo es que tuviste un accidente? ¿Qué te robaron? Tienes que estar más pendientes a tus cosas. ¿A quién se le ocurre dejar la cartera en el carro? ¿Cáncer? Eso es por estar fumando… En esta ciudad no puedes andar como si nada… Te roban, te chocan, te atracan, te enfermas, no importa lo que te pase, si es “malo” es tu culpa.

Al parecer la palabras de “aliento” de nosotros los humanos se disfrazan con un: Tienes que aprender a no dejar las cosas ahí, que se te muera el celular antes de dejarlo cargando en un sitio público, ¿por qué no le dijiste a alguien que lo cuidara?. Y si, hasta cierto punto somos responsables de las cosas que nos suceden, buenas o malas, pero ¿en serio es necesario recalcarle a la víctima qué hizo mal? O sea, ¿en verdad se me ve la cara de felicidad porque me robaron el celular, realmente soy la culpable de que un desconocido, joven o adulto, hombre o mujer, estudiante o no, haya visto algo que no es suyo y lo haya tomado dejando a su dueño en la total frustración?
Somos nosotros los culpables de que nos roben, de que nos violen, nos atraquen, nos apunten con una pistola, de que nos choquen por detrás para quitarnos nuestro dinero, de que nos rompan el cristal del vehículo para llevarse nuestras carteras… Somos nosotros, los que tenemos miles de cosas en qué pensar mientras estamos trabajando, que nos descuidamos, que ¡hey! acuérdate que estás en un mundo de ratas, de seres perversos que solo esperan la oportunidad para causarte algún mal. Y claro, si nos volvemos “precavidos”, si nos convertimos en psicópatas que ven peligro donde sea, también estamos mal, porque qué exagerado tú, que amargado, que desconfiado…
Cuando pasas por un trauma como un robo, porque sí es un trauma, porque es una invasión a tu privacidad, porque te quitan algo que te pertenece, algo que probablemente te costó mucho dinero, y más que el dinero, el trabajo que pasaste para conseguirlo. Pero no, aquí nadie dice, “Pobre tú, que mal que te haya pasado, la delincuencia es un problema serio y debemos buscar la manera de erradicarla”, porque no, pecas por ignorante o por bruta, por inconsciente o ida, por que quién te manda a dejar el celular ahí.
Y ok, eso es algo material. Peores cosas han pasado. Pero es solo un pequeño extracto del problema mental que sufre nuestra sociedad. La dominicana, la argentina, la latinoamericana, la occidental… Si sales a la calle con una falda corta, con un short, con una franela de tiros, porque vives en un país tropical donde hace el puto calor, es tu culpa que aquel desquiciado que no sabe controlar su pene se te acerque y empiece a manosearte sin tu querer. Porque no es culpa de las familias que no inculcan valores a sus hijos, ni de los gobiernos que no crean sistemas de educación adecuados, ni oportunidades, y les importa un pledo lo que le ocurra al pueblo siempre y cuando ellos sigan cobran sus cientos miles de pesos mensual, y darse sus viajes de vez en cuando o andar montado en el último Audi del año.
Es tú culpa. Es mí culpa, porque yo soy la que me busco las cosas, la que no debió andar en shorts, la que no debió caminar por ahí, la que dejó la cartera en el carro (cerrado), la que puso a cargar su celular un momento porque se encontraba lejos de la ciudad. Yo soy la culpable de que la sociedad en la que vivo sea la real mierda, y en vez de castigar al ladrón, se castiga al robado. “¡Ay, y qué tu quiere! Así es donde vivimos… Mudate pa Suiza…”.
Fuck that shit!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s