Gente buena en el mundo

Relatos de la vida real

Todavía existe gente buena en el mundo. Y seguro muchas personas lo dudarán, pero es así. Ayer lo comprobé cuando saliendo a comer de mi trabajo resulta que el control de mi vehículo no funcionaba. Por más que le daba al botón, las puertas no se abrían y sabía que si entraba la llave la alarma se dispararía. Cosa poco lógica de ese sistema, pero en fin. Estaba entrando un poco en pánico, pensando que me tocaría ir a un auto adornos o algo parecido y que perdería mi hora de almuerzo sin poder comer y más encima gastaría un dinero que no tenía… cuando escucho una voz que me dice: ¿se le acabó la pila? Tras ver a los lados y notar que la voz provenía de un señor detrás de las rejas, me asusté un poco. Ahorita era un ladrón esperando a quitarme la cartera o el celular… “Seguro es la pila -repite- si usted quiere voy a la farmacia de aquí cerca y se la compro”, me dice a lo que yo seguía un poco dudosa. Me acerco y el ve el control, lo abre y saca las dos pilas en forma de moneda. Sonríe y me dice que regresa en un instante. Toma las baterías y sale en su motor. Me quedo esperando pensando en que debo sacar dinero del cajero para pagarle al hombre por aquel favor. Justo cuando pienso moverme regresa, toma la pila nueva y la coloca en el control. Le pregunto cuanto le debo y me dice que nada. Que es un herrero y que si alguna vez necesito trabajo de herrería que lo llame. Pruebo el control, y efectivamente funciona. Me despido dando las gracias una y otra vez. Llegando a tiempo para almorzar y regresar a la hora a mi horario laboral. 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s