1000 palabras: Los estereotipos

Y es que no soy solo lo que ves.

Un estereotipo es la percepción exagerada y con pocos detalles, simplificada, que se tiene sobre una persona o grupo de personas que comparten ciertas características, cualidades y habilidades, y que buscan «justificar o racionalizar una cierta conducta en relación a determinada categoría social». O eso dice la Guía de los conceptos sobre migraciones, racismo e interculturalidad de Graciela Malgesini y Carlos Gimenez.

En la sociedad en la que crecí hay infinidad de estereotipos, o más bien, moldes en los que nos encasillan según nuestro estilo de vida, gustos y forma de ser. Está el de la mujer que debe atender el hogar y hacer caso a todo lo que su hombre diga sin chistar, el del hombre macho que debe ser cabeza de familia y poner su hombría sobre todas las cosas. Los niños que si juegan con muñecas son “pájaros”, las niñas que si juegan con camiones son “marimachos”. En fin, al parecer al nacer lo hacemos con una etiqueta que no solo tiene nuestra nombre sino también a qué grupo social y estatus quo pertenecemos. Dicha etiqueta puede cambiar con el paso de los años, eso sí. Podemos ser desde rebeldes sin causa, hasta padres de familia ejemplares. Desde vagos buenos para nada hasta dueños de una compañía de éxito… y así ejemplos hay miles.

El problema con esto, es que a las personas no se les puede encasillar en un molde de si son o no son. No sé si han visto la película animada Inside Out, pero explican bastante bien como funciona el cerebro de una persona y como se desarrolla la personalidad según una emoción predominante. Y usando este film de referencia, aunque todos tengamos un tipo de personalidad distinta a otros, y en nuestra psiquis predomine una emoción más que otra, eso no significa que debamos estar encerrados en una caja donde encima te digan qué eres y qué no.

Lamentablemente nuestra sociedad se ha construido en base a estos “name tags” y aunque han habido muchas revoluciones que han roto muchos esquemas, al final, salimos de un estereotipo para caer en otro. En el fondo, algunos son lo mismo, lo único que cambia el nombre. Antes, por ejemplo, eras una marimacho…ahora eres lesbiana. Y es increíble como las personas tienen la percepción de esos nombres o etiquetas es lo que te define. Como si usar un tatuaje es lo que te dice si eres delincuente o no. ¿Cuántos ladrones en saco y corbata con la piel super “limpia” no hay en el mundo?

Lo esencial, es invisible a los ojos, ya lo decía el zorro cuando se despedía de El Principito. No dejes que la pantalla sea lo que defina tu interior.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s