1000 palabras: Somewhere only we know

A veces es necesario perdernos para poder encontrarnos.

Cuando creces te encuentras con muchas personas en tu vida, tantas que es muy difícil poder llevar la cuenta de quienes salen y entra a diario de tu plano existencial. Puedes, quizás, contar esas quienes se quedan por un tiempo prologando: compañeros de trabajo – con los que trabajaste más de seis meses-, compañeros de la universidad, amigos, relaciones amorosas, etc. En un número mucho más reducido estarán entonces esas pequeñas o grandes relaciones que te marcaron de alguna manera. Tu primer gran amor, tu primera gran decepción, la persona que ha significado más para ti, quien a pesar del tiempo y las circunstancias siga a tu lado. 

Pero incluso dentro de ese número tan reducido en el que quizás cuentes a tres o cinco personas, o quizás más, siempre habrá alguien que resalta, una persona que te marca, que sin importar lo que suceda de alguna manera se mantiene siendo una constante en tu vida. Es incluso hasta un poco increíble pensar que de los más de 7 billones de personas que existen en el mundo haya alguien, fuera de tu familia claro, que incluso en los momentos más inciertos de tu historia puedas decir que siempre estará ahí, incluso cuando no lo está.

Y seamos sinceros, realmente no es que siempre estará ahí, probablemente hayan circunstancias en las que estén alejados por tanto tiempo que los lazos lleguen a perderse, y el miedo a eso es tan grande y aterrador como el miedo a la misma muerte o lo que suceda después de ella. Alejarnos de las personas implican en muchos aspectos arrancarnos una parte esencial de lo que somos y de como somos. En algunos casos suele doler tanto como arrancarse un brazo, pero así como para algunas mujeres es doloroso cortarse su larga cabellera, así mismo es igual de satisfactorio saber que el cabello vuelve a crecer. Quizás esa no es la mejor analogía a la que deba hacer referencia, pero espero que entiendan el punto.

Es algo así como conocer a “tu alma gemela” -que no siempre se trata de la futura persona con la que tendrás hijos-, cuando lo sabes, lo sabes. Creo que todo el punto de esta mediocridad de reflexión es, que siempre que puedas regresar a ese lugar o momento que sólo tu y esa persona comparten,  nunca se perderán uno del otro.

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s