1000 palabras: No vale hacer trampa

Y los tramposos al final no se salieron con la suya.

Siempre hay varias maneras de hacer algo. Una buena, una no tan buena, una más o menos. Cuando manejas, debes conocer muy bien las señales y leyes de tránsito, esto para evitar el caos que provocan los accidentes y transitar en tranquilidad. En mi país, y en Latinoamerica en general, no son muy dados a conducir civilizadamente, mucho tiene que ver con el hecho de que no existen autoridades que hagan cumplir las leyes y que la gente esté como chivo sin ley.

Cuando aprendí a manejar recuerdo que las primeras semanas fueron muy tensas. Sentía que debía estar atenta a todo y a todos, me costaba medir bien los espacios y las distancias, evitaba parquearme en paralelo y los hoyos… bueno, mis gomas sufrieron un poco eso. Con el tiempo la experiencia me fue enseñando a realizar esta actividad casi automáticamente. Obviamente se siente la tensión en los hombros si paso por un atasco o si recorro largas distancias por varias horas, pero la confianza es algo que ayuda bastante en el proceso.

En el tiempo que llevo recorriendo las calles detrás de un guía, he tenido pequeños accidentes y algunos roces, que por la misma inexperiencia o por estar muy acelerada no logré evitar. En esos momentos, cada vez que pasaba algo que me dejaba un buen tiempo a pie, al regresar era como si estuviera aprendiendo una vez más.

Durante un año estuve fuera del país, y en la ciudad donde me encontraba no necesitaba conducir. El transporte público funcionaba maravillosamente. Así que podrán imaginarse el proceso de adaptación que tuve que sufrir al regresar. Y no es que pierda la habilidad o se nos olvide como hacerlo, en qué momento frenar, coordinar el ojo con el pie y la mano, es como montar bicicleta, una vez que aprendes no se te olvida más nunca. El problema es cuando el miedo te ataca y pierdes la confianza.

A veces yo veo manejar a ciertas personas, conductores que me encuentro en la calle y me da la sensación de que tienen exceso de confianza. Pareciera como si hubieran visto muchas veces las películas de Fast and Furious, y se creyeran ser Vin Diesel, que por más temerario que era en las calles, nunca le pasaba ni un rasguño. Como si nos les importara rayar el carro en el que andan o al otro, les da igual si se llevan a alguien por delante, y lo peor, es que si sucede entonces el culpable es el otro, que por cierto estaba siguiendo las leyes de transito.

En las calles no se vale hacer trampa, porque cuando lo haces, te puede costar muy caro. No es como sacar un chivo en un examen, o engañar a tu padre para que te deje salir a una fiesta. No es como decirle al niño que el brocoli (no sé qué tienen en su contra, pero bueno) sabe a chocolate para que se lo coma, o cosas así.

Si lo pensamos un momento, hay tantas maneras de hacer trampa, de darle vuelta a las cosas, de sacarle ventajas. Puedes pasarte una luz en rojo y nadie verte, y está bien. Puedes doblar a la izquierda cuando no te toca y toparte con un oficial y asumir que sufres de alguna enfermedad o vas muy deprisa porque tienes que llegar a emergencia, o no sé, inventarte cualquier cosa.

Cuando hacemos alguna trampilla, es muy fácil crear cualquier excusa, el ser humano tiene una capacidad para hacer cuentos, que es increíble.

Hoy yo hice trampa, y probablemente me toque pagar por ello, y ha sido muy curioso que justo hoy se celebren 101 años de la invención del semáforo electrónico, y les esté hablando de las leyes de transito. Pero está bien, asumo mi error con más tranquilidad que la mayoría de las personas, y a la vez eso me ha dado la oportunidad de reflexionar sobre este tema, y de cómo por buscar atajos al final tendemos en alargar más el trayecto. No vamos a dejar de hacer trampas de vez en cuando, es parte del ritmo acelerado de vida que llevamos. Pero al menos, sepamos reconocer cuando lo hemos hecho, y si nos cachan, que siempre lo hacen, asumamos las consecuencias.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s