1000 palabras: Bloqueos mentales

Tengo una hora tratando de pensar de qué escribirles hoy, pero como suele suceder en algunos momentos de la vida, me encuentro bloqueada. Durante el día pasaron tantas cosas de las que podría contarles, y sin embargo, ahora que me encuentro frente al documento en blanco es como si nada tuviera sentido o fuera lo suficientemente bueno para contarlo. 

Si a eso le sumamos una ligera molestia en la cabeza que tengo y que no me ha dejado tranquila durante toda la semana, pues…qué les digo… estoy en bloqueo full. Lo interesante de cuando te bloqueas para algo es que a veces no sabes realmente porqué estás bloqueado o cómo lograrás desbloquearte. Pero al final siempre pasa. Como todo.

En estos días se me ha pedido utilizar mucho de mi fuerza mental y emocional. Ha sido una de esas semanas en las que llega un punto del día en los que solo quiero tirarme en una cama a ver series, reírme y no pensar mucho. Quizás por eso también me he retrasado bastante en algunas lecturas que tengo pendiente y algunos cursos que decidí tomar online.

Cuando tu mente se cansa, tu cuerpo lo siente y es como si todo en ti empezara a fallar. Quizás alguien podría decir, pero de qué estás cansada, te la pasas sentada en una silla, sales a las cuatro de la tarde, no tienes que madrugar… y sin embargo, no es necesario cargar cajas pesadas todos los días para agotarse. Por lo que, después de una semana de trabajo intenso, donde no solo mi mente estuvo en constante movimiento, sino también mis emociones, supongo que es normal llegar a un viernes por la noche y bloquearse mentalmente para escribir una nota interesante.

Uno creería que para hacer algo que le gusta, eso del bloqueo no existe, pero lo cierto es que estas cosas son 1% talento y 99% transpiración. O sea que es mucho lo que hay que trabajar y estrujar el cerebro para lograr sacar algo bueno o de calidad. Imagínate a esos escritores a quienes las grandes editoras les pagan para escribir novelas best seller y tienen un tiempo límite para entregar sus trabajos, o aquellos columnistas que deben hacer sus columnas diarias o semanales.

Lo cual me recuerda a mi primera clase de diseño. Eramos un grupo de 13 estudiantes, y la profesora preguntó qué era diseño, muchos mencionaron algo de arte, un trabajo que te da libertad, que más creativo… sin embargo, un diseñador trabajo 8 horas, o más, sentado, frente a una pantalla, resolviéndole problemas de comunicación visual a otra persona, que muchas veces no sabe lo que quiere y termina devolviéndole el trabajo, y entonces debe hacerlo de nuevo, y así sucesivamente.

O tan siquiera pensemos en un músico o compositor, esos grandes artistas que se inspiran un día y sacan una canción, ¿qué pasa cuando las disqueras y los productores los presionan para sacar un nuevo sencillo o un gran album? Que triste cuando algo tan divertido se convierte en una obligación, y quizás en algunos casos esa sea una de las causas del bloqueo, el sentir que es una obligación. Bueno, eso es una teoría.

Mientras tanto, seguiré con mi bloqueo mental, mi dolor de cabeza y trataré de descansar la mente, esta cabecita que no deja de maquinar.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s