Something about growing up

Primero que nada, crecer sucks. Everybody knows that. Tienes que aprender a cerrar la boca, a no golpear a alguien en la cara cuando estás enojado, a trabajar en un lugar que odias porque tienes que pagar cuentas, a conducir en una ciudad de locos, a no mirar a tu jefe como si acabara de pedirte la mierda más grande del mundo o cuando te exigen que entregues un trabajo de tres meses en cuatro horas. Basicamente creces para ser un adulto que de alguna manera siempre seguirá siendo tratado como un niño. 

Veo a mis amigos llevar una vida de gente grande, todos en etapas distintas. Algunos recién graduados, otros casados con hijos, otros con años trabajando en el mismo lugar, unos que todavía no han encontrado donde asentarse, algunos cansados de lo mismo, pero en general nadie está completamente satisfecho con lo que tiene o hace en estos momentos. El otro día escuchaba a un grupo de conocidos hablar sobre sus trabajos, de lo mucho que los joden, de lo cansados que están… y sin embargo siguen en el mismo lugar, haciendo las mismas cosas. La necesidad tiene cara hereje, dicen por ahí.

Hoy leí un artículo publicado en una página de una persona que se dedica a hacer textos motivacionales, este en particular trataba sobre la felicidad:“Stop trying to be happy”, se titulaba. Y francamente de los miles de textos que rondan las redes sociales en los últimos años (y son millones la verdad) es uno de los más acertados y que menos palabrería positivista tiene. Va al punto, te dice qué lo qué, sin demasiados enredos. Me pareció interesante porque el texto fue escrito en octubre del 2013, pero yo lo encontré hoy gracias a una página de Facebook a la que sigo.

Anyway, mi punto es que este texto me llegó en un momento justo, donde una vez más en mi vida se instala un gran signo de interrogación, y cuestiono cada decisión tomada hasta el día de hoy. ¿Donde estoy es donde quiero estar? ¿Lo que hago es lo que quiero hacer? ¿Lo que hago me llevará a donde quiero llegar? Si no es así, ¿Por qué sigo estando donde estoy? ¿Por qué no estoy donde quiero estar? ¿Por qué no hago lo que quiero hacer? Pero más importante, ¿A dónde quiero llegar? ¿Qué quiero hacer?

Leyendo lo que acabo de escribir parece un trabalenguas, pero la verdad la vida es un poco así. Uno se levanta un día con la decisión de que quiere ir a la universidad a cursar tal carrera. Algunos no tienen idea del por qué quieren hacerlo, otros lo hacen porque se sienten obligados con la sociedad y otros porque tienen una meta clara con ello. Para todos los casos el camino nunca es fácil y sencillo (no sé porqué solemos colocar estas dos palabras juntas cuando para el caso pueden ser sinónimas). Algunos desisten a mitad de carrera, otros, después de graduarse nunca la ejercen y se meten a hacer otra cosa, otros logran hacer lo que se imaginaron alguna vez pero terminan con muchas decepciones.

Crecer apesta, ya lo dije al principio. Y para todos los ‘twenty something’, incluso para los ‘early thirty’ el significado de la vida no tiene sentido.Naces, creces, te desarrollas, trabajas como burro, te reproduces, mueres. Algunos ni siquiera llegan a reproducirse. Y para como están las cosas (no es por ser apocalíptica o algo) muchos ni terminan de desarrollarse.

Charlando con mi padre sobre mis problemas existenciales su conclusión fue: “Ama tu trabajo aunque odies tu trabajo, y has riqueza. Enfocate en hacer riqueza para la vejez”. Las personas de su generación saben lo que dicen y por qué lo dicen, pero no siempre se adaptan a como es la vida ahora, o a como se debería vivir en estos tiempos. A veces la riqueza no lo es todo, y nadie nos asegura que lleguemos a la vejez, aunque si sería jevi ser ricos de viejos y tener una cabaña en Jarabacoa para los días de descanso o irse en un crucero just because.

Al final, crecer se trata de tener dinero para pagar deudas, tener dinero para suplir las necesidades que la sociedad te ha impuesto, tener dinero para hacer que tus hijos estudien para que luego trabajen para tener dinero para pagar deudas y suplir las necesidades que la sociedad les ha impuesto, y así sucesivamente. Otro trabalenguas pero es así. Ahora, como dicen mis compañeras abogadas (trabajo en una oficina donde el 40% del personal son abogados) una cosa es lo que es y otra es “el deber ser”. Y si les soy sincera, el deber ser en esta ecuación se perdió y ni siquiera con álgebra avanzada se podría encontrar el valor de X. Pero sigo intentándolo, cuando lo logre les pasaré la fórmula, o si alguien lo logró, let me know.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s