Capítulo XVII

–       ¡Debes irte!- repetía Ángel con cara de preocupación, tratando de empujar a Faith hacía el otro lado del pasillo.

–       ¡No puedo! ¡No puedo dejar a Rocsan!- gritaba con lágrimas en los ojos, mirando a un lado y a otro totalmente desconcertada.

–       No podemos hacer nada por ella, tenemos que irnos.- La tomó del brazo, al tiempo que la halaba para salir de allí.

–       ¡Angel no!- halaba hacía si misma en la dirección contraria- No puedo…- y en ese instante, sintió como la boca se le quedaba en seco al voltear el rostro. No podía creer lo que sus ojos veían.

Con una sonrisa en los labios y el color de la piel totalmente pálido, casi se notaban las venas y los ojos negros e inexpresivos allí se encontraba Ted observando la situación. Faith estaba petrificada, no entendía lo que sucedía, sólo sabía que todo eso parecía una mentira. Tenía que ser una pesadilla, no podía ser otra cosa.

Volvió en sí al escuchar la voz de Ángel. Volteó la vista a este y luego volvió a ver a Rocsan, quien ya estaba al lado de su hermano. Eran los únicos que quedaban en el pasillo.

–       Ted…hermano…- pronunció al ver como su hermano se acercaba al cadáver del doctor y saboreada su sangre. La poca que le quedaba.

Cinco policías aparecieron de pronto por ambos lados del pasillo. El instinto de Ángel le hizo tumbar a Faith hacia el suelo, protegiéndola con su cuerpo al instante en que las balas salían de las armas que disparaban sin piedad. Faith gritaba a causa del ensordecedor ruido que provocaban los disparos. Cerró los ojos para evitar ver una escena que de seguro le desgarraría el alma.

Los oficiales no tenían explicación ante lo que veían. Era como si las balas no pudieran hacerles daño. Se sorprendieron más cuando Ted tomó una silla y la lanzó contra el cristal de la ventana del pasillo, luego saltó a través del hueco cayendo cinco pisos hacia el suelo. Al acercarse al hueco provocado por la silla, los oficiales se sorprendieron y quedaron atónitos al ver como los fugitivos corrían ilesos alejándose del lugar.

–       ¡De prisa! ¡Vayan por ellos!- gritó uno de los oficiales y los demás salieron hacia los ascensores y escaleras detrás ellos.

Un agente se acercó a Ángel, le preguntó si se encontraba bien y tras la respuesta afirmativa de este les pidió que se retiraran del lugar y asistieran a un médico para ser revisados. Más tarde siguió a sus compañeras en la persecución que se había desatado.

–       ¿Está bien?- preguntó Ángel al ver como Faith se recostaba sobre la pared.

–       No…entiendo…- decía tartamudeando con la vista fija en el cuerpo del doctor- por…por qué…-comenzando a llorar.

–       Tenemos que irnos, no está bien-

–       ¡Claro que no estoy bien!- dijo de repente enfurecida- ¡Cómo se supone que esté bien cuando mi familia se ha vuelto una especie de clan demoníaco! Explícame, ¿puedo estar bien así?- estaba tan enojada, tan enfurecida… Las lágrimas no dejaban de salir por sus ojos llenos de dolor.

–       Yo…lo lamento mucho…- contestó de forma pausada.

–       Tu lo lamentas, ¿pero yo qué?- totalmente desconcertada- Dios, daría lo que fuera por estar muerta- grito desesperada- debí haber muerto ese día- arrodillándose mientras seguía llorando.

–       No diga eso, con ponerse así no se resolverá nada- acercándose a ella.

Faith se quedó en silencio, parecía que una idea se le hubiera cruzado por la cabeza de repente. Miró el cadáver una vez más, vio a Ángel y seguido observó el hueco por donde Ted y Rocsan se habían lanzado.

–       Si…eso es- murmuró- eso es…

–       ¿Qué? ¿En qué está pensando?- preguntó Ángel temiendo por la respuesta.

–       Acompáñame- poniéndose de pie de repente.

–       ¿A dónde? Tiene que revisarse, podría estar herida.- contestó en tono preocupado.

–       Estoy bien – palpando sus brazos y rostro para verificar si tenía alguna herida- No tengo nada, yo…- de repente la cabeza se le nubló y ya no pudo articular palabra, sentía que todo daba vueltas y que se desvanecía de a poco.

–       Primero la revisará un médico- dijo Angel tomándola en brazos, evitando que se golpeara contra el suelo- Luego iremos a donde quiera.-

–       Necesito ir a mi casa- decía en tono apagado-

Los oficiales no pudieron darles alcance. Por lo que tuvieron que dispersarse por toda la ciudad y mantener la alerta roja en el pueblo. Nadie podía explicar lo que sucedía, ese hecho tan extraño del hospital, donde dos moribundos parecían haber despertado de repente con una fuerza endemoniada, atacando a todo aquel que se les atravesara. La ciudad estaba en pánico, lo que provocó que muchos tomaran medidas de seguridad extremas, mientras otros salían de la ciudad huyendo de la situación.

La enfermera se encontraba en estado crítico, no había duda de que le quedaba poco tiempo de vida. La madre de Rocsan fue sedada gracias al ataque de nervios en que se encontraba. Algo parecido ocurría con Faith a quien también sedaron para poder cambiarle el vendaje de las manos la cual había sido gravemente lastimada por la caída.

Ángel no se separó de ella ni por un instante, pensaba en lo que le tocaba hacer de ahí en adelante. Por más dolor que le causara a Faith, tenía que acabar con Ted y Rocsan, sus vidas estaban corrompidas y la única forma de evitarles un daño mayor era si los mataba a ambos antes de que pudieran hacer más daño.

Sin embargo, le preocupaba Faith, ahora sí que se encontraba totalmente sola y no podía abandonarla en una situación así, mucho más cuando tenía deseos de morir, con alguna idea loca que se cruzaba por su cabeza. Esperaba que el efecto del sedante la hubiera calmado para entonces hacerla desistir de toda aquella locura que le hacía mal.

La guerra se había traspasado hasta los humanos y en parte él se sentía culpable. Y eso, tenía que terminar.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s