Capítulo XVI

Al día siguiente, Ángel regresó al hospital. Al llegar se encontró con los familiares de Rocsan, quienes a pesar de vivir lejos de la ciudad, no dudaron un segundo en ir en su auxilio. Su madre, una mujer robusta y cuarentona con algunas arrugas en el rostro de expresión amable, y su prima, una mujer de algunos treinta, con una expresión dura y serena . Faith charlaba con ellas, al notar la presencia de Ángel le hizo señas para que se acercara, apto seguido los presentó, para luego dirigirse a la cafetería.

–       Debe ser molesto- comentó Ángel señalando la mano vendada de Faith al notar la dificultad que pasaba esta para sostener un plato con ambas manos.

–       Gracias- dirigiéndose a la joven que le servía-  Si, es algo difícil en especial cuando es la mano activa la que sufre los daños.- dijo sentándose en una de las mesas, dispuesta a empezar a comer.

–       ¿Es zurda?- preguntó sin saber porqué esto lo asombraba.

–       Anja- contestó.

 

Mientras comía, Faith le informaba del estado de los heridos: “no hay cambios”. Y confesó que eso le molestaba. También contó que la noche anterior dos oficiales encargados del caso fueron a hacerle algunas preguntas, y mientras esto ocurría acababan de encontrar tres cadáveres en lugares diferentes de la ciudad, pero con las mismas características en sus lechos de muerte.

 

–       Estoy segura de que fue el mismo que ataco a mi hermano.- susurró- Y voy a descubrir quién fue.- sonaba tan segura que Ángel se puso un poco nervioso temiéndose lo que eso podría significar.

–       ¿A qué se refiere?- preguntó.

–       A eso, voy a descubrir de qué se trata todo esto, pondré al asesino en la cárcel, aunque si es lo que pienso, no creo que la cárcel sea su lugar.- siguió comiendo sin decir nada más.

 

Ángel la observaba. ¿Acaso estaba loca? Definitivamente no tenía ni la más remota idea de a qué se enfrentaba, era una inconsciente.

 

–       No me mire así- Dándose cuenta de la forma en que Ángel la miraba- sé lo que hago y  a lo que me enfrento.

Volvieron a la sala de espera, al parecer los familiares de Rocsan estaban charlando con los médicos, se sentaron en los banquillos y siguieron charlando.

–       ¿Le gustaría entrar?- preguntó cuando Ángel observaba hacia la habitación donde se encontraba Ted.

–       No creo que sea prudente- volteando la mirada.

–       Es su amigo, ¿no?. Yo creo que más que prudente, es necesario- dijo sonriéndole para animarlo a entrar.

–       ¿No será molestia?

–       No lo creo, ¿vamos?- parándose y haciéndole señas para que fuera con ella.

 

Ángel, una vez más, no tuvo como negarse y la siguió hasta la habitación. Cuando entraron, una enfermera verificaba el estado de Ted. Luego de anunciarles que no debían durar más de unos minutos, los dejó a solas.

El semblante de Faith cambió radicalmente haciendo notar el profundo dolor que le causaba ver a su hermano en ese estado. Se acercó a la cabecilla y tomó su mano, luego miró a Ángel quien no se movió de la puerta analizando las heridas en su cuerpo. No había duda, el Cazador era el causante.

 

–       Acércate- le dijo volviendo a mirar a su hermano- seguro tu presencia le hará bien.

 

Ángel se acercó, era increíble la forma en que había llegado hasta allí. Duraron unos minutos en silencio, mientras Faith derramaba unas lágrimas. Luego sonrió y murmuró algo de como creía que lo había superado, el supo a qué se refería y también sabía que por más que se quisiera, ciertas cosas no se superan. No cuando todo pareciera un ciclo de nunca acabar. De pronto empezó a sentir la sangre de Ted. Había algo diferente en él. Se concentró y pudo notar que su sangre ya no era dulce como antes, eso lo preocupó.

 

El Cazador jamás había dejado a algún sobreviviente. Siendo un vampiro las posibilidades de infectar a sus víctimas vivas eran muy altas, en especial cuando el setenta por ciento de los vampiros surgían de esa manera. Empezó a notar los detalles del ataque, sin duda sus golpes fueron causados por contacto físico directo, es decir, no había utilizado más armas que sus puños.

 

Entonces una idea le cruzó por la cabeza, tenía que ver urgentemente a Rocsan y comprobar sus sospechas. Le pidió disculpas a Faith y salió. Faith lo miró extraña por la manera tan abrupta en la que salió de la habitación. Respiró hondo y aclaró sus ideas. Si era cierto lo que pensaba…estaban en un grave peligro.

Unos segundos más tarde Faith se reunió con él y los familiares de Roscan quienes volvían de hablar con los médicos. Se dirigían a la habitación de ella, cuando se escuchó el ruido de unos vidrios romperse que los paralizó a todos a mitad del pasillo. Vieron como una de las enfermeras caía sobre el suelo cortada por todas partes a causa de los vidrios rotos de la ventana. Asustados se acercaron corriendo al lugar, temerosos sobre lo que estaba sucediendo, y luego vieron a uno de los doctores ser expulsado de la habitación por la puerta que terminó derrumbada sobre el suelo al igual que él. Este, estaba pálido y parecía haber sido mordido por las marcas que tenía en el cuello. Ángel se le acercó, y tomó su pulso. Estaba muerto. Horrorizado miró al interior de la habitación.

 

Faith y los demás dieron un grito de horror al ver aquello: Rocsan de pie, sobre la cama se limpiaba el labio inferior por donde salía un hilillo de sangre. Los miraba sin verlos, sus ojos eran inexpresivos y parecía como poseída. Su madre, ante aquella imagen cayó desmayada, tumbando a su vez a su sobrina que trataba de sostenerla. Rocsan sonrió.

 

–       ¡Sal de aquí!- le gritó Ángel a Faith haciendo que se apartara de la enfermera, en eso otros miembros del personal se acercaban corriendo- ¡Salgan todos de aquí!- les ordenó a gritos.

 

Unos hombres se acercaron hacia la enfermera, que aún seguía con vida y se la llevaron junto con la madre de Rocsan y su prima. Se acercaron al doctor pero Ángel les gritó que ya no podían hacer nada por él, y debían alejarse lo más pronto posible. Rocsa seguía inmóvil. Observando todo aquello como si fuera un chiste.

 

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s