Capítulo XV

Por fortuna, al final no llovió ese día. Eran más de las cuatro de la tarde, Ted no había sufrido ningún cambio en su condición al igual que Rocsan, estaban estables y eso por una parte los tranquilizaba. Sin embargo los doctores necesitaban que la chica despertara, porque de otra manera no podrían saber qué tanto le afectaría la contusión en la cabeza.

Faith estaba sentada en la sala de espera con la cabeza baja, muy pensativa. Ángel se acercó para despedirse, era hora de retirarse. Cuando lo hizo pensó en tocarla por el hombro, pero desistió de la idea y tosió un poco para llamar su atención. Ella levantó la mirada hacia él.

 

–       ¿Sucede algo?

–       Solo quería despedirme. Ya debo retirarme.

–       ¡Ah si!, entiendo.- poniéndose de pie- Gracias por el apoyo que nos ha dado- extendiéndole la mano.

 

Él dudó un poco, pero pensó que se vería extraño sino aceptaba, así pues correspondió al saludo y algo raro sucedió entre ambos…

 

Al tomarse de la mano fue como si una bomba hubiera explotado en el interior de ambos, haciéndolos sentir diferentes, pero extrañamente ambos ya conocían esa sensación. Eso que solo habían sentido una vez en la vida. Faith apartó su mano casi al instante preguntándose ¿qué había sido aquello?

 

–       Me retiro, espero que mejoren- terminó diciendo Ángel, entrando las manos en los bolsillos.

–       Gracias- dijo esta vez sin mirarlo.

 

No hubo nada más que decir, así pues se retiró a paso lento mientras ella se sentaba como hipnotizada y ambos pensaban:

 

–       ¿Qué fue eso?

 

El cazador era el sirviente más leal de la “realeza vampírica”. Un vampiro de clase baja y como la Bestia, su diversión era hacer sufrir a sus víctimas acabando con ellas lentamente, gozar del dolor que les provocaba, jugar con ellos para entonces acertarles el último golpe.

 

El cazador reñía con su amo. Lo había llamado en el mejor momento del juego. No entendía el por qué de aquella interrupción, solo notaba a su señor intranquilo y deseoso de regresar para reorganizar sus planes. Ya había visto la situación, así que esperaría un tiempo para atacar y estaba dispuesto a darlo todo por conseguir su objetivo.

 

El cazador frustrado le pedía quedarse unos días más en aquella ciudad. Quería recompensar el ataque fallido con otras personas, y su amo no se opuso ante esto, él en su lugar hubiera pedido lo mismo.

 

Terminó de cenarse a esa mujer de mediana edad que se dirigía al supermercado por leche, cuando la sedujo atrayéndola hasta los confines de la ciudad para disfrutar plenamente de su sangre tibia. Se limpió el labio, sonrió y desapareció dejando suelto al cazador, quien ya había fijado su vista en un señor de algunos cuarenta que regresaba agobiado del trabajo y por lo visto no llegaría a su hogar.

 

Primero lo espantó al aparecer de repente, luego se le acercó amenazadoramente y cuando este se retiraba corriendo le cayó encima tumbándolo al suelo. El hombre dio un grito de horror, cuando el cazador comenzó a golpearlo de una manera brutal. Tanto así que murió de un paro cardiaco antes del golpe final, lo cual había arruinado la fiesta del cazador, por lo que cenó un poco decepcionado.

 

Ángel comenzó a hacer un recorrido por la ciudad tratando de encontrar al cazador, pero no encontró ningún indicio de que todavía estuviera por los alrededores. Lo suponía porque el dolor que sentía desde la noche anterior, había desaparecido casi por completo, y eso significaba que su amo estaba bien lejos. Todos sabían que el cazador siempre estaba con su amo, por lo que creía que por el momento no habría problema.

 

Él se había criado entre ellos, su vida siempre había estado ligada a ellos. En muchos de sus ataques se encontraba con alguno y a pesar de que siempre trabajaba solo, no se oponía a que pudieran compartir la cena. Total, él los ignoraba. No compartía su sufrimiento con nadie, nunca encontró a nadie a quien le interesara, excepto al hechicero, por lo que mantenía su distancia de las otras especies de su raza, aunque a veces el encuentro era inevitable.

 

Ángelus pensaba en todo esto observando la casa de Faith, se veía tan solitaria, ahí se encontraba la lista que necesitaba, la investigación que ella llevaba a cabo lo ayudaría para mantenerla a salvo. Esa lista era como uno de los libros del hechicero, y como este no se encontraba cerca, esto era lo único que tenía. El hechicero por su parte le advertía que las criaturas del bajo mundo estaban en movimiento, por lo que no podía confiar en nadie, puesto que sólo buscaban satisfacer sus necesidades.

 

Ángel meditó. ¿De qué forma podía prepararse sin caer en el error de la vez pasada, cuando tuvo que aniquilar a la Bestia? Por un momento pensó en que sus deseos eran imposibles. La idea de dejar de ser lo que era para merecer el amor de Faith era absurda, y lograrlo sería más difícil que hacer que un demonio se convirtiera en un ángel. Por lo menos estaba aprendiendo a controlar su sed, al menos, gracias a la posición.

 

Así su cabeza comenzó a llenarse de cosas negativas, hasta que recordó lo vivido aquel día. El estar con ella, comportarse como un humano cualquiera y conocerla más a fondo. Al final los dos tenían cierto parentesco, pues sus vidas estaban envueltas en la más profunda de las tinieblas volviéndolos miserables. Pero sin duda alguna la presencia de la fe y la esperanza estaban presentes en ella, esos valores que como humano no podía despreciar y que de cierto modo eran más fuertes que su sed, su oscuridad y su vida llena de muertes.

 

Ambos estaban en la misma situación, ella por ser testigo, el por ser el asesino. Así que si quería acabar con aquello, debían estar juntos. Porque, ¿qué era más poderoso que el amor entre dos personas que nunca antes han amado? La decisión fue tomada, lo peor había pasado, aquel primer encuentro. Ahora necesitaba volverse su aliado, pues si en verdad quería protegerla, debía permanecer cerca de ella.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s