Capítulo VII

 Apenas pasaron algunos minutos antes de que todos se enterarán. Las clases fueron suspendidas automaticamente, el miedo, la angustia y la consternación se había apoderado del lugar. Al parecer al chico se le había hecho tarde en la entrega de un trabajo y salió mucho después que los demás. Al pasar por los pasillos escuchó un ruido y se acercó a ver de qué se trataba, cuando se encontró de frente con aquel gran perro de color negro sangrando por el labio inferior y cojeando de una pata. Lo demás ya era historia. O aquella era la teoría de los oficiales.

Luego de presenciar aquel amanecer, pensó que el día estaría soleado, perfecto para salir a caminar al parque (como había escuchado decir a una par de señoras), sin embargo, a medida que las horas avanzaban las nubes anunciaban un diluvio y no transcurrió mucho después del mediodía para que se echara a llover. Ángel volvió a la casa de Faith, pues era el único punto de referencia que tenía para saber cómo encontrarla, aunque deducía que probablemente a esas horas no se estaría, como bien pudo darse cuenta al llegar. Ted hablaba por teléfono cuando Ángel se asomó por la ventana.

–       No puede ser, ¿es una broma?- exclamaba desconcertado- ¿Estás seguro?- al parecer la persona del otro lado confirmaba la información- ¡Oh por Dios!

Ángel no entendía, pero algo le decía que aquello tenía que ver con ella, por lo que se dirigió a la habitación de Faith, y al encontrarla totalmente vacía volvió a asomarse por la ventana de la sala para seguir escuchando.

–       ¿Dónde esta Faith?- preguntó repente aquel muchacho un poco nervioso.

¿Faith? ¿Quién era Faith? Hasta aquel momento no había reparado en un pequeño detalle, ¿cuál era el nombre de la persona a la que amaba?

Faith…volvió a repetirse, luego escuchó lo último que Ted decía antes de salir de la casa. Tenía que asegurarse de que aquella persona a la que el tipo se refería era la misma a la que él protegía. Entró por la ventana semiabierta de la habitación, una vez Ted estuvo fuera de la casa. Empezó a husmear entre sus papeles tratando de conseguir algo que lo ayudara a aclararle las dudas. Se acercó a un bolso que estaba sobre una silla en la esquina y empezó a rebuscar en su interior.

Notas de la escuela, periódicos viejos con noticias importantes, notas de anormalidades…

Al leer aquel titular en la primera página de esa libreta de notas, se extrañó. ¿A qué se dedicaba esta chica? Tomó la libreta y la entró en uno de los bolsillos de su chaqueta, siguió buscando hasta que encontró un carné con su fotografía, edad y nombre.

“Faith Hope, estudiante de derecho de la Universidad Central de Ciencias Avanzadas (UCCA), 19 años”

–       Una abogada… podría defenderme en el juicio final- pensó a manera de broma.

Memorizó las siglas de la universidad acordándose que anteriormente había pasado por aquel lugar antes y se dispuso a dejarlo todo como estaba.

– 19 años…- se dijo- apenas es una niña…- comparándola con él no había duda de ello- Faith…Faith Hope- decía su nombre en voz alta y una sensación extraña lo invadia, haciéndole recordar lo que había escuchado, y que Faith no podía estar sola pues algo malo había ocurrido.

Salió de la habitación por donde mismo entró y se dirigió a la UCCA, donde suponía se enteraría de lo que sucedía.

Era demasiado. Su vida no podía ser mas desdichada. Tantas muertes a su alrededor, no lo podía soportar. Al morir sus padres creyó que el mundo se acabaría, pero logró superarlo, sin embargo ahora… Ahora que había sido testigo de la muerte de sus amigas, ahora que se había encontrado de cara con ella, ahora que sabía que los demonios si existían y que las bestias solo esperan al momento justo para comerse a los humanos, ahora…todo eso era demasiado.

Al ayudar a aquella chicha un rayo de esperanza rozó sus pensamientos, pero luego de haber encontrado el cuerpo inmóvil de un chico que la miraba asustado…la esperanza se esfumaba para no volver jamás.

La lluvia caía con intensidad, como si el cielo quisiera estrellarse contra la tierra. Faith caminaba sin rumbo preguntándose cuándo seria que por fin lograría encontrar aunque fuera un poquito de paz en su vida. ¿Cuándo?

Ted estaba preocupado, luego del interrogatorio con la policía nadie supo darle razón del paradero de su hermana.

Ángel ya se encontraba allí. No le resultó difícil encontrar el lugar, pues la noche anterior había pasado por ahí antes de llegar al estacionamiento del edificio donde se encontraba la biblioteca. Con su forma humana podía pasar desapercibido, haciendo incluso que muchos creyeran que era un estudiante más.

Se acercó a unos oficiales para enterarse de lo sucedido, pero aquello no hizo falta una vez su olfato percibiera la sangre coagulada de alguien. Lentamente se dirigió al lugar en donde lo guiaba su instinto. Allí estaba el cuerpo del delito, conocía esas marcas de sobra y supo que el culpable había sido la ‘Bestia’, por un momento lamentó no haberse desecho de ella a tiempo, luego sintió que su sed despertaba poco a poco.

Ese olor a sangre, sangre tibia, dulce y algunas veces algo amarga pero deliciosa, eso que lograba que las personas estuvieran vivas, ese líquido tan satisfactorio, tan agradable… ¡No! Tenía que controlarse, pero estaba muerto ¿Qué más daba? Las madres siempre le dicen a sus hijos que no es bueno desperdiciar la comida…pero ¡No! Él estaba luchando por controlar al demonio que poseía, no podía flaquear…pero si lo hacía no iba a importar. Él no era el autor de aquel asesinato.

Se acercó al cuerpo procurando que nadie estuviese cerca, tocó las heridas y poco a poco acercó su boca a una de ellas probando la sangre. Amarga, pero increíblemente llamativa. Entonces escuchó unos pasos acercándose y entre resignado y alegre, se alejó de allí.

No podía creer que se perdía de un banquete como aquel, luego de limpiarse la boca con la lengua reflexionó. Ahora no podía creer que estuviese dispuesto a caer en sus viejos hábitos y eso lo hacía sentir desdichado.

2 thoughts on “Capítulo VII

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s