La cosa no está tan mala, o sí?

Hace pocos días me tocó ir al aeropuerto de Santiago para despedir a mi madre que se iba de vacaciones. Pasaría tan sólo una semana en casa de su hermana en New York, pero era un viaje que esperaba desde hacía mucho y estaba muy entusiasmada. Mientras mi padre y yo aguardábamos a que pasara la fila del control de pasaporte, nos fijamos en la cantidad de personas que habían en el lugar. Estaba repleto.

Las filas de las aerolíneas eran tan largas que llegaban casi hasta la calle. Familias completas con más de cuatro maletas, personas de todas las clases sociales aptas para realizar un vuelo comercial… Y me pregunté: ¿Cómo es que dicen que la ‘cosa está mala’ cuando todavía pueden darse el lujo de pagar por un vuelo? 

Mi padre me miró y sonrió, y me explicó lo siguiente: la cosa no está mala, simplemente el ser humano es muy ambicioso. Con un sueldo de 9,000 pesos, puedes vivir. Si no compras  más de 2 pares de zapatos (¿para qué necesitas más?), si no llenas tu armario de blusas que probablemente no vayas a usar, si no sales a la calle a gastar gasolina ni dinero en restaurantes, discotecas, bares, cine, etc…

Lo escuché y pensé: ¿9,000 pesos mensuales de sueldo? Es una exageración, una familia no podría vivir con eso. Pero algo de razón tenía.

Entonces recordé mis días en la universidad cuando en vez de gastar 200 pesos en ver una película en el Palacio del Cine, gastábamos sólo 50 pesos en los especiales del Hollywood 7. Cuando en vez de cenar en Chef Pepper, gastábamos 80 pesos en un pedazo de pizza de Pricemart.

Pero a medida que nuestras ganancias aumentan, así mismo lo hacen nuestros gastos. De repente queremos una computadora nueva, cenar en un sitio más elegante, un carro nuevo (que probablemente ni podamos pagar), televisión por cable (y no el cable chipi de sólo 90 canales, necesitamos el de 300 y más cuando sólo vemos como mucho el 2% de todos esos), y un sin fin de cosas más que ganando más y gastando lo mismo que antes, terminaríamos siendo todos ricos.

Tengo un amigo que suele decirme: el dinero está para gastarlo. Si lo razonamos bien, tiene toda la razón. Sin embargo, a veces creo que no nos quejaríamos tanto y la ‘cosa no estuviera tan mala’ si empezando desde nosotros mismos utilizar de mejor manera el dinero que nos ganamos. Yo sé que es difícil incluso para cubrir las necesidades básicas, pero también a veces, simplemente se trata de redefinir cuales son esas necesidades y cuales son sólo gustos que al final no aportan nada valioso a nuestras vidas.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s