Podemos decidir, si queremos

No les voy a mentir, desde que tengo capacidad para ejercer el voto me he negado rotundamente a echarlo. La primera vez a mis 20 años fui obligada por mi padre quien me hizo ir desde temprano con mi madre y mi abuelo a la mesa electoral para que votara. Era importante para él que yo ejerciera ese derecho.

La segunda vez que me tocó estaba tan desganada de todo aquello, de que no hubiera un ideal o una corriente a la cual seguir, que ni las palabras de mi padre pudieron conmigo. Esa vez me quedé en casa haciendo nada por la patria y ganando así que estuvieran molestos conmigo casi por una semana. Cuando supe que para estas elecciones estaría fuera del país no pude esconder mi felicidad. Poder evitar las campañas, los ‘dimes y diretes’ de la gente, que los viejos por un lado, los jóvenes por otro, las discusiones de si votar por X o por Y o por Z…  poder respirar un aire distinto lejos de aquello que por tantos años he odiado: la política dominicana. 

Era una renegada que no quería saber absolutamente nada de esos asuntos. Una ignorante si lo quieren poner de alguna manera. Pero vamos, esa era mi decisión. Estuviera mal o bien, yo había decidido por todos estos años aislarme de esos asuntos y tratar de que mi vida no se viera influenciada por ello.

Ahora mi decisión es un poco distinta. Si hubiera tenido la oportunidad de empadronarme en noviembre para poder ejercer el voto, lo hubiera hecho. Realmente no sé por quien hubiera votado, pero el haber vivido las elecciones españolas (las cuales precisamente tuve que vivir y seguir por causas académicas y laborales) cambio un poco mi pensar. 

Al final no se trata de si hay un partido con el cual identificarse, o un candidato que tenga buenas propuestas… se trata de que es una de las pocas veces en las que nosotros, como seres mortales sin poder en la sociedad, podemos decidir. Confieso que he tenido que betar un poco las redes sociales en un día como hoy, gracias a los cientos de comentarios de la gente: de si está indignada, que no va con algunas maneras de hacer las cosas, que piensa que por escribir en 140 caracteres están denunciando y ayudando a cambiar las cosas…

No se trata de convencer a la gente a hacer lo que a nosotros nos parezca es lo mejor. Se trata de hacer por nosotros mismos lo que creemos es lo mejor. Decirle a la gente que vote para no arrepentirse, que vote por X, o denunciar que Y esta cometiendo fraude… creo que esas son decisiones que cada quien debe tomar por sí mismo.

Si tú, dominicano, ya sea que estes en España como yo, en Estados Unidos, en Tibuctú o en nuestro pedacito hermoso de isla has votado o piensas ir a votar, te felicito. Porque has hecho tu decisión de buscar un cambio sea cual sea el partido por el que lo hayas hecho. En cambio, si tú dominicano no has votado ni lo piensas hacer, tambien te felicito. Porque has tomado la decisión no moverte de tu lugar y esperar a que otros se muevan por las cosas que tú quieres y esperas.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s