Un colonialismo eterno

La expropiación de Argentina ha puesto patas arriba a la comunidad española y con ella a los estados que dominan el mundo. Fernández ha dado el puntapie a un país que la ha apoyado a lo largo de la historia. Sin embargo, ha de tener sus razones bien justificadas. Las empresas latinoamericanas entienden que se vive en la época de las colonias, y tienen mucha razón cuando grandes yacimientos del terreno pertenecen a otros estados, ya sea norteamericano o europeo.

Los países ricos se acostumbraron a vivir del saqueo usando a precio de ganga los recursos de los pueblos del tercer mundo. Hablamos de una época moderna de las colonias, pero también podríamos hablar de muchos siglos antes del descubrimiento de América. Desde los inicios de la historia los pueblos se han visto en una lucha eterna por el territorio y sus recursos naturales. Muchos de los conflictos internacionales más relevantes surgieron a raíz de intereses personales de los mandatarios. Tras la decisión de Argentina, y en este caso de la presidenta Cristina Fernández, existan ciertas dudas que no se terminan de aclarar. Cuando las razones van detrás de un llamado “nacionalismo”, suena acertado.

Los gobiernos deben preocuparse por sus naciones. Y antes de hacer ricos a otros es necesario que velen por el desarrollo de su pueblo. Se entiende la posición de España ante el caso, pero recordemos que ninguno es un santo. Y es aquí cuando se debería preguntar si con un Gobierno diferente, los españoles habrían actuado de la misma manera.

No es la primera vez que hechos tan sensibles relacionados con la economía nacional e internacional den un vuelco a los gobiernos, lo que provoca la tensión de los ciudadanos bien instruidos en el tema. Dichosos aquellos ignorantes que ni entienden ni les importa.

Argentina sufrió una crisis hace ya casi dos décadas, cuando la economía decayó casi fatalmente. Situación semejante vive España donde la palabra de la temporada es `crisis´. El país sudamericano ha recibido un cuantioso apoyo del europeo, tanto así que sus relaciones diplomáticas daban de qué hablar. Pero toda relación tiene sus altos y bajos.

Cada quien debe velar por sus intereses. Por muy mal que le parezca al Gobierno español, los de la Patagonía sólo están tomando aquello que por territorio les pertenece. ¿Traición o engaño? Quien esté libre de pecado que tire la primera piedra. Ya se verá si algún día pequeñas revueltas como ésta acabarán con el colonialismo impuesto a los pueblos.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s